Pautas y Cuidados de un paciente diabético

Inicio  >  Pautas Y Cuidados De Un Paciente Diabético

Cuadro Médico

Pautas y Cuidados de un paciente diabético     

Se prevé que en América Latina exista un incremento del 60% de los casos para el 2035, principalmente de diabetes tipo 2

La diabetes es una enfermedad metabólica caracterizada por altos niveles de glicemia en la sangre debido a la resistencia a la insulina o disminución de la cantidad de la misma por las células beta del páncreas. La diabetes tipo I es causada por  factores autoinmunes, hereditarios y en menor grado componentes ambientales. La diabetes tipo 2 tiene entre sus factores de riesgo prevenibles la obesidad y el sedentarismo y es considerada un problema de salud pública debido a que 371 millones de personas la padecen, de ellas el 46.5% no han sido diagnosticadas todavía.

Desde 1979, la Asociación Americana de Diabetes y la Asociación Endocrino Clínico de Estados Unidos, revisan las pautas para el diagnóstico de esta patología. En la actualidad se detecta con una glicemia de 126 mg/dl (en ayunas entre 8 a 12 horas), glicemia postprandial mayor a 200 mg/dl, HbA1c mayor a 6.5% o glicemia mayor a 200 mg/dl en cualquier momento del día.  Desde hace varios años, se  han reducido los valores de detección con el objetivo de  abarcar mayor población con factores de riesgo y que no están diagnosticados. 

En cuanto a las pautas a seguir para el tratamiento, la Dra. Karina Casanova, internista y coordinador médico de CliniSanitas explica que “Sin la educación en cuanto a la alimentación, el medicamento y la actividad física no se puede abordar integralmente al diabético y por eso necesitamos todo el equipo de salud y el personal de enfermería. Es la educación diabetológica, el proceso de adquisición de conocimientos, habilidades y técnicas que van a modificar las actitudes y hábitos del paciente mejorando su calidad de vida”.

¿Qué debemos hacer al momento de evaluar como equipo de salud a un paciente con esta condición?
•    Identificar las necesidades reales del individuo.
•    Negociar con ellos objetivos a corto, mediano y largo plazo.
•    Hacerle un requisaje de las habilidades y conocimientos para luego evaluarlo.
•    Enseñarle el Autocontrol = el empoderamiento de la condición del individuo con diabetes a través del conocimiento y manejo del glucómetro, el conocimiento y manejo de la administración de los medicamentos hipoglicemiantes o glicemiantes, el plan de alimentación, la práctica de ejercicio y el manejo de situaciones especiales como  la hipoglicemia. 

Pautas del nuevo tratamiento farmacológico 
A nivel mundial, existen pautas elaboradas por los especialistas en diabetes sobre la elección del tratamiento. Desde hace algún tiempo, la metformina se ha convertido en el medicamento de primera línea solo o en combinación con otros fármacos si el paciente durante tres (3) meses con terapia farmacológica y cambios de estilo de vida, no cumple las metas en reducción de peso y disminución de los valores de glicemia pre y postprandial y de hemoglobina glicosilada.

Es muy importante no realizar cambios o aumento de dosis de medicamentos sin antes consultarlo con el especialista así como no partir aquellas medicinas de liberación prolongada porque pierden su eficacia. 
Si el paciente luego de cumplir tratamiento hasta con triple terapia farmacológica no llega a sus metas o presenta alguna contraindicación para el uso de hipoglicemiantes orales  debemos iniciar tratamiento con insulina.  

“Para iniciar la insulinización debemos romper con los paradigmas de su utilización en donde encontramos en primer lugar al personal de salud poco conocedor del procedimiento, efectos secundarios, beneficios y situaciones especiales en la insulinización. En todo momento se le debe brindar confianza al paciente en su manejo, explicándole que su uso es para evitar la aparición o exacerbación de las complicaciones crónicas de la diabetes como retinopatía, nefropatía o neuropatía que afectan su calidad de vida, de ahí la importancia de la educación terapéutica”, enfatiza la Dra. Karina Casanova.

El personal de salud debe explicarle al paciente la necesidad del monitoreo de su glucosa y enseñarle a utilizar el glucómetro de forma correcta. Además, es fundamental hacerle énfasis en mantener un estilo de vida saludable con un ejercicio físico programado (determinado por  prueba de esfuerzo, electrocardiograma, entre otros) y ofrecer recomendaciones nutricionales sobre todo en la cantidad y calidad de las porciones de alimentos (proteínas, carbohidratos y grasas).

Pautas para la insulinización 
•    Ayudar al paciente a contar las raciones y los carbohidratos que está comiendo.
•    Educarlos sobre la necesidad de autocontrol y la glicemia capilar (medición de la glicemia en la sangre).
•    Supervisar y orientar el consumo de fracciones de cinco (5) porciones de comida al día.
•    Plan de actividad física personalizado. Realizar electrocardiograma y prueba de esfuerzo para sugerirle la actividad física adecuada que debe cumplir y verificar que no haya retinopatía o neuropatía para evitar alteraciones en el estilo de vida.
•    Los pacientes que no puedan realizar perfiles glicémicos de forma regular, pacientes con edad avanzada o que tengan alguna limitación física o mental para poder medirse la glicemia y colocarse la insulina cuatro (4) veces al día son candidatos para las premezclas.